La insólita radio del Pata Medina financiada por una constructora
4 octubre, 2017
Ultima encuesta: Elisa Carrió arrasa y va por una marca histórica
7 octubre, 2017

La Academia de las Ciencias sueca ha concedido el Nobel de Física 2017 a los científicos que detectaron por primera vez las ondas gravitacionales en el laboratorio estadounidense LIGO (Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory). Se trataba de la única parte de la Teoría de la Relatividad de Einstein que quedaba por demostrar y su detección, dicen los científicos, abrió una nueva era en la astronomía.

Rainer Weiss (Berlín, 1932), Barry C. Barish (Omaha, EEUU, 1936) y Kip S. Thorne (Logan, EEUU, 1940) son los tres investigadores galardonados por un logro científico que ha involucrado a más de mil investigadores de 20 países en los últimos años. Los padres de las ondas gravitacionales también han sido galardonados este año con el Premio Princesa de Asturias de Investigación.

Las ondas gravitacionales son perturbaciones en el espacio tiempo, ondulaciones que viajan a la velocidad de la luz y que son producidas por fenómenos muy violentos del Universo, como la fusión de agujeros negros. Albert Einstein predijo su existencia y cien años después se ha logrado demostrar que estaba en lo cierto. Lo único en lo que se equivocó el genio alemán fue en pensar que su existencia nunca podría ser probada empíricamente por la ciencia.

El 14 de septiembre de 2015 fueron detectadas por primera vez cuando al laboratorio LIGO, en EEUU, llegaron los ecos o huellas de una colisión entre dos agujeros negros que se produjo a 1.300 millones de años luz. El anuncio se hizo el 11 de febrero de 2016, en medio de una gran expectación y tras varios días de intensos rumores. Desde entonces, han sido detectadas otras tres veces. En las cuatro ocasiones se trató de ondas generadas durante el choque de agujeros negros.

40 años de trabajo

“Con su entusiasmo y determinación”, dice el acta del jurado de los Nobel, estos tres investigadores han sido decisivos para el éxito de LIGO, y han liderado un proyecto que se ha prolongado a lo largo de cuatro décadas de esfuerzos, y que ha culminado finalmente en la detección de las ondas gravitacionales. Y es que el proyecto LIGO fue propuesto inicialmente en los años 80 por Rainer Weiss, en la actualidad profesor emérito de Física del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT); Kip Thorne, del Instituto de Tecnología de California (Caltech) y Ron Drever, que falleció el pasado marzo. Barry Barish (Caltech) se unió al proyecto en 1994 y posteriormente fue nombrado director.

 

Fuente: El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *