Jubilados dieron un ultimátum al gobierno y en calle Roca hay cola para firmar el juicio político a Alicia Kirchner
27 agosto, 2017
“Con Lilita ganábamos la Provincia”
28 agosto, 2017

 

Después de ser como un compás en el suelo durante setenta años, las piernas inquietas de Juan Carlos Copes están quietísimas. Algo lo frenó, pero no la voluntad. “A mí me retiró una mala praxis”, dice con la voz rasposa y cansada. “Yo estaba para correr, para morirme en un escenario, pero me dieron un golpe de nocaut”.

A los 86, el nocaut se lo propinó una negligencia médica. Se atendió por una colonoscopia en un centro médico de Ramos Mejía y terminó con perforación intestinal. Ya no puede regalar firuletes, y está obligado a vivir con una jubilación mínima que “con reparación histórica y descuentos llega a diez mil pesos”. No quiere beneficencia, sino “lo justo”: “Voy a iniciar un juicio por mala praxis y estoy con abogados, esperando que desde Tango Porteño, el último lugar donde bailé, paguen mis haberes el tiempo que estuve enfermo. No me indemnizaron y usaron mi imagen y mi nombre en la puerta y en la marquesina durante diez meses”, se indigna.

Las paredes de su casita en zona Oeste no dejan ver revestimientos ni empapelado: están cubiertas por premios, diplomas, condecoraciones internacionales. “Pero con todo esto yo no como”, se lamenta. Myriam, su esposa, amplía: “Pedimos una jubilación honorífica. Sigue pagando su monotributo. Es el único mito viviente del tango”.

 

Nota completa:https://www.clarin.com/espectaculos/fama/mal-trance-juan-carlos-copes-pedido-presidente_0_BJn9J70_Z.html

arturo-DMG
Arturo Cavallo

Diseño de paginas web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *