30 agosto, 2017
30 agosto, 2017

El enfrentamiento político que generó la desaparición de Santiago Maldonado y las condiciones de pobreza extrema en la que viven comunidades de pueblos originarios en la Patagonia, no pueden ocultar el crecimiento de la violencia del grupo Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), cuyo líder más mediático es Facundo Jones Huala, y cuya extradición a Chile comenzará dirimir hoy la Justicia en Bariloche. Según pudo saber Clarín de fuentes del Ministerio de Seguridad y de organismos en Chubut, Río Negro y Neuquén, la zona donde mayormente opera el RAM, ya existen al menos 70 actos violentos judicializados.

La Justicia detectó que estos ataques se incrementaron a partir de 2013 en coincidencia con el escape de Jones Huala a Argentina desde Chile -que pide su extradición por el ataque al fundo Pisu Pisué, en 2013, por tenencia ilegal de arma de fuego de fabricación artesanal; tenencia ilegal de munición; e infracción a la ley de extranjería, lo que en el país vecino puede llevarlo a cadena perpetua-. De acuerdo a la información a la que accedió este diario, el Ejecutivo no emitirá posición contra su extradición, si así lo determina la Justicia.

Los ataques del RAM, según registra el ministerio que comanda Patricia Bullrich, comprenden tanto incendios a casas, como a refugios turísticos (el Neumeyer y el Jakob); robo, daños, amenazas, privaciones ilegitimas de la libertad, destrucción de maquinaria. Hubo incluso episodios con niños en la zona de Leleque, donde una camioneta que trasladaba estudiantes de la Escuela 90 debió ser escoltada por la Policía mientras encapuchados amenazaban desde afuera con armas de fuego. Los ataques también llegaron a la Casa de Chubut en la ciudad de Buenos Aires, a principios de agosto. Y en una marcha por la aparición de Maldonado hubo bombas molotov y militantes del RAM.

 

Fuente Clarìn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *