Pirulines
1 septiembre, 2017
La AGN detectó operaciones sospechosas del kirchnerismo en Lotería y las denunció por presunto lavado de dinero
1 septiembre, 2017

BUENOS AIRES, ARGENTINA - JANUARY 22: President of Argentina, Cristina Fernandez de Kirchner talks during a ceremony after 42 day of silence, where she announced a public subsidy programme to help youth finish their studies at the Government House on January 22, 2014 in Buenos Aires, Argentina. (Photo by Charly Diaz Azcue/LatinContent/Getty Images)

Una habilidad política innegable, una audacia casi sin límites. Fue Néstor Kirchner quien, a pesar de que nunca se había mostrado preocupado por las víctimas de la dictadura, buscó y acordó ya al inicio de su gobierno, en 2003, una alianza sin fisuras con los organismos de derechos humanos, en especial, con Hebe Bonafini, “la madre de las Madres”, como el ex presidente la describía.

Con el tiempo, tanto las Madres como las Abuelas de Plaza de Mayo —y, en general, casi todos los organismos— pasaron a formar parte del kirchnerismo, como lo muestra el despliegue común frente a la desaparición de Santiago Maldonado, hace ya un mes.

Bonafini hace punta con su retórica encendida, como es habitual: “A Santiago lo mataron, pero no porque (a los gendarmes) se les fue la mano sino porque para sostener el plan económico, que es el mismo que el de Martínez de Hoz, hay que meterle miedo al pueblo. Lo mataron por orden de Macri, a través de la Bullrich”. Pero, todos los liderazgos de los derechos humanos dicen prácticamente lo mismo.

La partidización de las Madres fue admitida por la propia Bonafini el 23 de marzo de este año, en la víspera de un nuevo aniversario del último golpe de Estado: “Las Madres no somos más un organismo de derechos humanos. Somos una organización política, ahora sí con un partido, que es el kirchnerismo“.

En mi último libro, “Salvo que me muera antes“, recuerdo que al día siguiente de la muerte de Kirchner, el jueves 28 de octubre de 2010, Bonafini publicó un doloroso texto de despedida titulado “Carta a Néstor, mi hijo“.

Fuente: Infobae

arturo-DMG
Arturo Cavallo

Diseño de paginas web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *