Uno de los detenidos por el asesinato de Anahí había sido imputado por abuso hace tres meses
5 septiembre, 2017
Pirulines
6 septiembre, 2017

Dos juicios y una presión social sin precedentes. El asesinato del reportero gráfico de NOTICIAS José Luis Cabezasen 1997 marcó a fuego a la Argentina y la Justicia respondió de forma efectiva y relativamente rápida: en menos de cinco años, el tribunal de Dolores cerró la investigación, confirmó que el instigador del homicidio había sido el empresario Alfredo Yabrán e impuso penas ejemplares. Sin embargo, a veinte años del crimen, todos los implicados en el asesinato están en libertad.
Para los defensores de estos personajes, la libertad es un derecho y se cumplen con los requisitos exigidos. Para los colegas, amigos y familiares de Cabezas, la libertad es sinónimo de impunidad ya que ninguno de los condenados terminó por cumplir la cantidad de años que se le había impuesto en la condena original.
En el 2003, el Tribunal de Casación bonaerense bajó las condenas para que los acusados pudieran recurrir a la hoy derogada ley del “dos por uno”. Ese beneficio, más la legislación que permite acceder a permisos de salidas cuando el preso estudia o trabaja, fueron claves para la morigeración de las penas.
Hoy sólo el ex policía Aníbal Luna continúa -técnicamente- preso por este crimen, con un régimen carcelario especial que le permite salir del penal 72 horas por semana. Sin embargo, los vecinos y hasta el propio intendente de General Madariaga, Esteban Santoro, afirman que Luna anda por las calles libremente.

 

Fuente: Revista Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *