Río Turbio: la Cámara Federal ordenó que se revise el pedido de indagatoria y detención de Julio De Vido
7 septiembre, 2017
Te deseo el mejor jueves posible
7 septiembre, 2017

Dialogar, unificar los beneficios de los indígenas y de los colonos, atender reclamos y desarticular a los grupos violentos. Todas estas acciones instrumentadas en paralelo y desde el Estado. No es la solución perfecta o infalible. Pero forma parte del denominado “método maorí” que Chile tomó de Nueva Zelanda para frenar los ataques de algunos grupos mapuches violentos y que hoy recomienda a la Argentina ante el avance del movimiento de Resistencia Ancestral Mapuche (RAM).

“En Nueva Zelanda me dijeron que el problema con la resistencia de algunos grupos indígenas no hay que solucionarlo sino encauzarlo”, dijo el embajador de Chile en la Argentina Antonio Viera-Gallo. No lo dice por casualidad. Conoce perfectamente de lo que habla. El embajador chileno fue coordinador de asuntos indígenas durante el primer gobierno de Michelle Bachelet y tuvo que lidiar con duros conflictos con grupos mapuches violentos que incluyeron muertes, incendios, saqueos y ataques.

Estos hechos siguen sacudiendo la Patagonia chilena y son sectores más radicalizados y grandes en población en comparación con el conflicto de los RAM, que sacude hoy a la Argentina.

Fuente:Infobae

arturo-DMG
Arturo Cavallo

Diseño de paginas web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *