11 años después de su desaparición, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos reclama a la Argentina por Jorge Julio López
9 septiembre, 2017
La DAIA denunció a patovica de Jet por neonazi
9 septiembre, 2017
La imagen puede contener: una o varias personas y primer plano
La imagen puede contener: una o varias personas y primer plano
La imagen puede contener: una o varias personas y primer plano
La imagen puede contener: una o varias personas
La imagen puede contener: 1 persona, primer plano

JET BA, SIGUE SIENDO TU BOLICHE PREFERIDO?

No tengo palabras para describir lo que me pasó hoy. O lo que me está pasando. Porque son las 12 del mediodía y sigo acá, en la Trinidad de San Isidro (Fleming) con una vía con suero mientras la policía se sigue riendo de mi situación y de la de mi novio.
Soy muy consciente de la inseguridad de nuestro país. Y de la sociedad marchista en la que vivo, mejor ni hablemos. Siempre me consideré una luchadora por los derechos de la mujer y una persona que va en contra de todo tipo de violencia: de género y de cualquier tipo. Ni hablar si es violencia que viene por parte de una fuerza que está para PROTEGERME, a mi y a mis pares.
Anoche, me pesa decirlo, decidimos ir al boliche JET ROCK con un grupo enorme de amigos a festejar un cumpleaños. Yo quería ir. Me divertía. Me divertí mucho las últimas veces que fui y entre las opciones, me inclinaba por este lugar. ¡QUÉ ERROR!. Siempre supe qué tipo de lugar es, con qué tipo de gente se codean ahí adentro y LA POCA EMPATÍA (no creo que sea el término correcto, pero me cuesta definirlo) que tienen para con sus clientes. Plata, somos plata. Obvio.
Escribo este descargo principalmente porque después de haber acudido a quien corresponde (LA POLICÍA) no me sentí protegida ni mucho menos: me sentí HUMILLADA. Los vi riéndose de mi y de mi novio a kilómetros de distancia. Sentí un puño de la policía de la ciudad hundiéndose en mi cara mientras lloraba viendo como le pegaban a mi pareja.
Alrededor de las 5 de la madrugada, decididos a irnos, encaramos para la salida del boliche. En el trayecto, entre empujones, un chico (a quien desconozco pero me acuerdo MUY BIEN su cara, para que lo tenga en cuenta) me manoseó sin vergüenza alguna. Mi novio, en el afán de defenderme lo encaró: y acá es cuando en una especie de black-out todo hecho sucedido hasta las piñas, los gritos, mis lágrimas y LA INDIFERENCIA DE TODOS LOS QUE ESTABAN ALREDEDOR se me mezcló por completo. Les pedí por favor que no lo saquen, que nos estábamos yendo, que estaba todo bien. “Ya está, solo me quiso defender, nos vamos, NOS VAMOS”: no les importó. NADA les importó. Nos sacaron del lugar a los empujones, rompiéndonos la ropa, gritándonos y samarreándonos como si fuésemos un par de criminales hasta que se vieron libres de realizar lo que querían: una vez afuera a Santiago le pegaron tanto como pudieron (todo lo que sus uniformes les permitieron) generándole una fractura en la mano derecha y rasguños en todo el cuerpo. Dejándolo ciego por un rato a causa de una, dos, tres dosis de gas pimienta en su cara. POLICÍA DE LA CIUDAD, se entiende? Chaleco antibalas con insigniaPolicía de la Ciudad en color celeste. NO LES IMPORTÓ NADA. Entre ataques de pánico, buscando que suelten a mi novio para que nos vayamos, un policía (quien dijo llamarse PABLO GONZALEZ) ME PEGÓ UNA PIÑA EN LA CARA. Como no le fue suficiente, desoyendo mis pedidos de auxilio, repitió el acto agarrándome del brazo una vez más para que su puño impacte nuevamente contra mi cara.
Hicimos TRES llamados al 911. TRES LLAMADOS QUE DESOYERON Y DE LOS CUALES RECUERDO PERFECTAMENTE LA VOZ SOBRADORA DE QUIEN ME ATENDIÓ “sí, te mandamos un móvil” seguido de risas. CÓMO PUEDE EXISTIR ESTA COMPLICIDAD ENTRE UN BOLICHE Y LA POLICÍA DE LA CIUDAD? BASTA LOCO, basta. EN ESTE PAÍS NO SE PUEDE VIVIR MÁS, UNO SIGUE POR INERCIA.
Yo ya no entiendo. Siento un dolor y una bronca inigualables. No entiendo qué hice, qué hicimos para que nos hagan esto. Prefiero no decir más, que las imagenes hablen por si solas y que la justicia haga lo que le corresponde, SI ES QUE ALGÚN DÍA ACTÚAN DE MANERA EFICIENTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *