Pirulines
22 septiembre, 2017
Con aval de ONG extranjera que promueve un “Reino” patagónico, los mapuches llevaron su protesta a la ONU
22 septiembre, 2017

El juez federal Sebastián Casanello procesó como testaferro de Ricardo Jaime a Raúl Omar Glories, cuñado de Néstor Otero, dueño de la Terminal de Ómnibus de Retiro. El caso por el que Casanello procesó a Glories se remonta al año 2006 cuando Jaime era secretario de Transporte y Glories le compró una casa en un barrio cerrado de San Isidro.

Glories, cuñado de Otero e integrante de varias sociedades del “Señor de las Terminales”, pagó $450.000 en efectivo por una casa en el lote 99 de barrio cerrado Camino Real en San Isidro. La compró en comisión para una señora llamada María Filomena Pfaffen, que vivía en Río Gallegos. Jubilada, y con ingresos –en aquel entonces– de $1.250, la mujer resultó ser la madre de Silvia Reyss, pareja de Jaime.

Jaime, como secretario de Transporte, debía controlar a Otero en la explotación de la Terminal de Retiro. Para el fiscal Carlos Rívolo, que investiga desde el año 2008 a Jaime y sus testaferros, la casa de fin de semana que compró Glories para la que era la suegra de Jaime sería uno de los tantos pagos recibidos por el ex funcionario de parte del empresario, dueño de la Terminal de Retiro.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *